Quien siendo niño no escuchó a su madre diciendo que no pases debajo de una escalera que no creces, si ves un gato negro cruzando es signo de mala suerte,  o que no te barran los pies que no te casas y todo un recorrido de frases que marcaron un poco nuestra infancia y nos provocaban ese miedo a las supersticiones.
La mayoría de las supersticiones tienen origen histórico y ya desde épocas ancestrales nuestros antepasados nos traían como manuscrito de antaño todo un recorrido de especulaciones sobre la buena y la mala suerte.
Aunque ahora ya no es muy común ver una pata de conejo colgada de un llavero, fue uno de los amuletos más conocidos en su momento y el cual atraía la buena suerte, la creencia de que cada persona descendía de un animal, nos hacía pensar que seguramente el pueblo celta fue el que por el tipo de caza que tenían nos traían este pequeño animal como amuleto a través de los tiempos.
Si nos escapamos a la figura del diablo, el lado oscuro y el triangulo, el triangulo que produce una escalera contra la pared es el motivo de que si pasabas por debajo era signo de mala suerte.
Si citamos las más comunes y posiblemente conocidas por todos , no encontramos con el famoso y aun existente a día de hoy “martes y trece” que es un día total de mala suerte, con un efecto completamente negativo. También debemos recordar el Tocar madera, material que simboliza protección y amparo y evita las malas energías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *